Musica Electronica
Contactar

El FIB bate récords

| Más
Enviado el Miércoles 15 de Julio de 2009 por Doro - Ver Comentarios
El festival de Benicàssim llega a su 15ª edición con récord de venta de entradas en plena recesión

Martes a la hora de la siesta. Cinco chicas rubias de piel blanca nuclear están tumbadas a la sombra de una palmera en el paseo marítimo de Benicàssim apoyadas en sus mochilas. Llevan poca ropa y gafas de sol Ray-ban de colores primarios. Algunas comen snacks crujientes. Una lleva auriculares y agita la cabeza. Se les nota a leguas la cara de sueño. De repente, una de ellas se despierta y se mira la pierna derecha. "Oh, my God!", exclama. Sí, el sol ha cambiado de sitio la sombra de la palmera. No hay ninguna duda. Ya están aquí. Son los 'fibers' que vienen al FIB Heineken.
Aunque tienen que esperar a mañana para ver y escuchar a los grupos que les han hecho viajar desde lejos, ya disfrutan del sol, de la playa, de la ruta de instalaciones de arte contemporáneo FIB Art, de las proyecciones del Festival de Cortos y, sobre todo, de la buena onda que le da el FIB a Benicàssim.


Por decimoquinto año consecutivo, siempre creciendo, siempre avanzando. El festival llega esta semana a esa cifra redonda más británico que nunca, por fuera y por dentro: el público, el cartel y la dirección, ya que los hermanos Morán están pasando definitivamente el testigo a Vince Power. Respondiendo a la crisis con una salud de hierro: agotó las entradas con mayor antelación que nunca. Hace dos meses ya se sabía que 45.000 personas iban a llenar todos los días el recinto de la N-340.


Y lo ha logrado apostando por valores seguros, con muy pocos riesgos en los rótulos más grandes del cartel (Oasis, Franz Ferdinand, The Killers), aprovechando la baja temporal de los festivales de la productora Sinnamon, especialmente el Summercase, y explotando su principal sello de identidad: el FIB como experiencia.


No hay más que ver en la cartelería de este año esos bocadillos puestos en boca de hipotéticos fibers: "Hoy he visto amanecer en el recinto"; "Tengo 18 llamadas perdidas".
A Benicàssim se viene a disfrutar con los conciertos. Como el festival se ha ganado una excelente reputación durante catorce ediciones, el público se fía y cada año se asegura la entrada sabiendo menos nombres del cartel. Y los británicos para eso son muy previsores. Los hoteles de la localidad ya recibían peticiones de reservas desde las islas en Navidad, cuando solamente se sabía que iban a venir Franz Ferdinand, Kings of Leon y Paul Weller. Efectivamente, el FIB Heineken es una marca con prestigio que vende por sí sola. Y no son pocos los que este año se han quedado con las ganas y sin abono.


Como todo quinceañero, el festival está en plena transición. En cuanto a la definición del cartel, la organización interna y el modelo de negocio frente a las movimientos sísmicos que está provocando la recesión económica. Pero va tan sobrado que, en plena transición, se permite batir récords de venta de entradas, mejorar y ampliar las instalaciones del recinto de conciertos (la carpa Fiberfib.com se convierte en un escenario al aire libre con mayor aforo) y programar conciertos con un tirón infalible.


El cartel, por dentro
El cartel de este año tiene cuatro grandes reclamos por día, de jueves a domingo: Oasis, Kings of Leon, Franz Ferdinand y The Killers. Caballos ganadores de indudable acento británico. Tres de ellos ya han actuado en el festival en dos ocasiones: Oasis en 2000 y 2005, Kings of Leon en 2004 y 2007 y Franz Ferdinand en 2004 y 2006.


El grupo de Alex Kapranos tiene uno de los directos más divertidos y efectivos de la actualidad, como volvieron a demostrar este invierno en la Ciudad de las Artes y las Ciencias de Valencia presentando su tercer disco, Tonight: Franz Ferdinand. El estado de salud de Oasis en concierto ya suscita más dudas, aunque si tiran de grandes éxitos volverán a poner a reventar el Escenario Verde. No hay 'fiber' que no se los sepa. Por su parte, The Killers, uno de los grupos norteamericanos con sonido más británico, se estrenan en Benicàssim con su rock centelleante al que tanto rendimiento le han sacado en Day and Age.


Tradicionalmente, esa parte noble del cartel del FIB se ha caracterizado por el riesgo y por pillar a los grupos en su punto. ¿Un ejemplo? Franz Ferdinand en 2004 sin ir más lejos, pero la lista sería interminable, empezando por los Chemical Brothers del Velódromo.
En la edición 2009, la apuesta se hace con un poker de mano, sin aspirar a la escalera de color. Si salimos de los cuatro cabezas de cartel, Peter Doherty, Mäximo Park, Elbow o Lily Allen confirman ese marcado deje británico.


El apartado de recuperación de grupos legendarios, que enriquece el cartel del festival desde hace ya algunos años, es otro cantar. Paul Weller (que regresa después de siete años al Escenario Verde), Magazine, Gang of Four, The Psychedelic Furs, Television Personalities y Tom Tom Club (ex Talking Heads) son una garantía de actuaciones especiales.
Sobre todo en el caso de Magazine, uno de los regresos más esperados de la temporada. No en vano, tras la estela de Buzzcocks los británicos dieron los primeros pasos del post-punk con himnos como "Shot By Both Sides" hace nada menos que 30 años.


Nombres que se suman a la, de nuevo, extensa lista de totems que han pasado por Benicàssim: Brian Wilson, Lou Reed, Morrisey, Leonard Cohen, Robert Smith, Thom Yorke, J Mascis, Lou Barlow, Matthew Sweet, Black Francis, PJ Harvey, James Murphy, Jeff Tweedy, Jarvis Cocker, Ian Brown, Boby Gillespie, Stuart Murdock, Fatboy Slim, Björk, Matt Bellamy, Michel Houellebecq, Jason Pierce, Robert del Naja, Matt Bellamy...
La mayoría de ellos rememorados en el documental realizado por el festival con motivo de la edición número 15.


El tercer bloque diferenciado de grupos son los de segunda posición en la parrilla de salida pero que, a la postre, quizás dejen los conciertos más recordados de esta edición por llegar en su mejor momento: los neoyorquinos TV On The Radio y su rock de vanguardia, los ingleses The Wave Pictures y su pop cinco estrellas, los escoceses Glasvegas con su particular revisión del post-punk, los londinenses The Horrors, que regresan tras liarla hace dos años en Benicàssim, o los norteamericanos The Walkman con su rock sin fisuras. Actuaciones de esas que conviene no esperar a que alguien te recuerde que no deberías haberte perdido.


Y un cuarto apartado en el que entrarían bandas que han generado mucha expectación con sus primeros trabajos, como es el caso de las neoyorquinas Telepath o los ingleses White Lies y Foals, sin olvidar directos infalibles, léase el del veterano grupo francés Rinôçérôse, y el extenso cartel de música electrónica, con Laurent Gariner, Kevin Saundreson o 2 Many DJ's, entre otros.
Junto a ellos, este año, habrá una notable colonia española en los escenarios del FIB para completar un variopinto cartel. Mañana empieza la música.

Enlaces patrocinados



Comentarios

Escribir comentario
Sin comentarios

Enviar Comentario

Está totalmente prohibido los comentarios racistas, homófobos, machistas ... en general aquellos que falten al respeto.
Conectar a mi cuenta
Nombre de usuario
Clave

Si aun no estás registrado pulsa aquí

Iconos