Musica Electronica
Contactar

La mejor sala de Barcelona

| Más
Enviado el Lunes 24 de Agosto de 2009 por Doro - Ver Comentarios
Los que alguna vez fueron a La Paloma siguen manteniendo la esperanza de su reapertura

Para todos los que vivimos en Barcelona fue un shock. Fueron unas semanas de incertidumbre, y a medida que pasaban los días y aparecían nuevas sentencias, poco a poco fuimos haciéndonos a la idea. La sala La Paloma cerraba sus puertas el 23 de diciembre de 2006. Para muchos, esas Navidades ya no fueron las mismas y, aún menos los que ya tenían su entrada para dar la bienvenida al 2007.

 

 

Durante más de un siglo La Paloma ha sabido acoger todo tipo de público. Todas las tardes, a partir de las 18horas, la orquesta La Gardenia Blanca daba horas de baile de salón para los más mayores de la casa. Cumbia, boleros, Cha-cha-cha, rumba… todos los estilos servían para bailar hasta las 12 de la noche, momento en que se hacía el cambio. Los que entrábamos a esas prontas horas, nos cruzábamos con amigos de nuestros abuelos. “Venga, juventud, a pasarlo bien…”, nos decían. Muchos de ellos sudados y otros que, por una vez, decidían quedarse un rato más y se atrevían con ritmos break&beats, electrofunk, house, Freestyle… Con fiestas tan emblemáticas como el Rawal Launch, un magnífico mercadillo multicultural con tiendecitas y comida; las fiestas de peleas mexicanas; y la gran Fiesta de Carnaval, en la que se organizaban turnos para poder entrar,  su fama empezaba a cruzar fronteras.

 

Todos los que alguna vez en su vida han ido a la sala La Paloma coinciden en lo mismo: aquí te sientes libre. La sensación de tolerancia, de ambiente agradable, de constante felicidad. En guías nocturnas para turistas colocaban a La Paloma como la mejor sala en Barcelona y, en algunas, la mejor de Europa. El público extranjero no era masivo, así que nunca fueron del todo agobiantes.

 

 

 

 

Pero fue a mediados de 2006, con la nueva ley aprobada por el Ayuntamiento sobre la ofensiva antirruido, que La Paloma se puso bajo investigación. Y todo debido a un ex-trabajador de la sala ofendido por su despido. Un grupo de vecinos colgó carteles en protesta por el ruido, pero era evidente, viendo cómo estaban escritos, que no sabían lo que representaba ese espacio para el legado cultural de la ciudad.

Se hicieron manifestaciones apoyando a La Paloma y se consiguió que el Ayuntamiento entrase en razón para aportar dinero para las mejoras técnicas. Pero ahora, tres años después, La Paloma sigue en silencio, y esperemos que sólo esté dormida.

 

 

 

 

 

 

 

Enlaces patrocinados



Comentarios

Escribir comentario
Sin comentarios

Enviar Comentario

Está totalmente prohibido los comentarios racistas, homófobos, machistas ... en general aquellos que falten al respeto.
Conectar a mi cuenta
Nombre de usuario
Clave

Si aun no estás registrado pulsa aquí

Iconos